martes, 22 de marzo de 2011

...Y Sin Embargo No Dejamos de Perseguirlo






"El tercer síntoma de la muerte de nuestros sueños es la paz. La vida pasa a ser una tarde de domingo, sin pedirnos cosas importantes y sin exigirnos más de lo que queremos dar. Pero, en verdad, en lo íntimo de nuestro corazón, sabemos que lo que ocurrió fué que renunciamos a luchar por nuestros sueños."

Paulo Coelho
(Escritor, 1947)
votar

1 comentario:

Chema Barragán dijo...

Pues te puedo asegurar que tendré 80 años y nunca renunciaré a mis sueños... aunque sea con bastón, este Rayajo siempre será un soñador empedernido, jejeje

Besines guapa :)